Fase 2: diseño

El paso siguiente es que nuestro equipo de diseño recoja lo que aprendimos de la fase 1 y se ponga a trabajar en algunas de las ideas útiles que surgieron.

Analizamos la información recopilada en la fase 1 mirando en detalle lo que dijeron y lo que escribieron. De esto, identificamos varios temas que son realmente importantes para personas con demencia en su vida cotidiana. Después de la discusión, incluyendo una reunión de taller en Luxemburgo con el Grupo Europeo de trabajo de las personas con demencia, se identificaron varios temas sobre los que basamos nuestros diseños, que incluyen:

  • Asimilar la situación: diagnóstico, ¿y ahora qué?
  • Autovaloración: Inseguridad y falta de confianza.
  • Experiencias e identidad y el miedo a perderlas.
  • Decidir qué hacer y planificar nuevas cosas.
  • Necesidad de ser necesitado (ayudar a los demás, no sentirse inútil).
  • Mantener las relaciones activas.
  • Comprensión y acuerdo entre la persona con demencia y su cuidador.
  • Actividades que tienen un propósito y un significado (en comparación con simplemente mantenerse ocupado).
  • Desprenderse de responsabilidades (algunas pueden ser pérdidas pero a veces se trata de delegar).
  • Importancia de la familiaridad.
  • Importancia de la continuidad.

 

Algunos de estos aspectos pueden ser más relevantes en diferentes momentos del curso de la demencia, por ejemplo hacer frente al diagnóstico, mientras que otros tienen relevancia continua. Se utilizarán las siguientes cuatro reuniones del programa MinD a mediados de 2017 para desarrollar ideas sobre cómo algunos de estos temas pueden ser abordados por el diseño consciente.